Noticias

Entrevista al Ing. Juan Ignacio Sayavedra


Juan Ignacio Sayavedra es Ingeniero Industrial, graduado de UTN Buenos Aires desde el año 2002. Trabajó en diferentes empresas en relación de dependencia y desde hace más de 15 años trabaja en forma independiente asesorando empresas y organismos públicos en mejora de procesos e implementación de normas de Gestión de Calidad y de Seguridad. Hoy, tiene una consultora llamada Entropía Consultores a través de la cual canaliza los proyectos y brinda servicios a diferentes clientes.

Juan fue convocado en 2018 para un proyecto en los Juegos Olímpicos de la Juventud, también como voluntario en un programa del área de Desarrollo Social de la UTN Buenos Aires y se encuentra trabajando en nuevos desafíos para 2020… pero mejor dejemos que nos lo cuente en primera persona y desde el comienzo.

 

¿En qué especialidad te graduaste?

Yo siempre digo que soy ingeniero y medio porque me gradué de ingeniero industrial, pero en realidad me acerqué a la facultad con la intención de estudiar Ingeniería electrónica, cursé tres años de Ingeniería electrónica, y en ese momento, la facultad no tenía la especialidad industrial. En el año 1995 se crea la especialidad, yo ya hacía un año que estaba estudiando electrónica y en 1997, junto con otro compañero decidimos pasarnos a industrial, y me gradué en el año 2002.

¿Por qué elegiste la UTN?

Yo no nací en Buenos Aires, soy de 9 de Julio y en ese entonces recuerdo me acompañó mi padre a inscribirme.  Cuando empecé a averiguar para estudiar en una Universidad Pública que pudiera brindarme la carrera de Ingeniería electrónica, básicamente había dos opciones: la UBA y la UTN, obviamente había privadas, pero yo no podía pagarme una universidad privada. Entonces de las dos opciones me incliné por la UTN porque desde esa época ya tenía un enfoque hacia los alumnos que trabajaban, sobre todo por el tema de organización de horarios, uno podía elegir qué turno podía cursar, y respetaban esa elección, con lo cual me pareció interesante en ese sentido, más allá que después hice el curso de ingreso y me gustó la universidad en sí como estaba organizada, los profesores, los compañeros de cursada... me sentí cómodo desde el comienzo. Yo la volvería a elegir sin problema. Incluso tengo un hijo, que a veces dice que va a estudiar Ingeniería, no sé si lo va a terminar haciendo, pero si él decide elegir esa carrera, me encantaría que fuera en esta casa, obviamente.

¿Seguís vinculado con la Universidad?

Si, la verdad es que nunca me alejé de la Facultad Regional de Buenos Aires. Desde que me recibí empecé a estar vinculado en el área de Secretaría de Extensión Universitaria participando en distintos proyectos. Después empecé a involucrarme más en distintas áreas de la Universidad, implementando sistemas de gestión de calidad en ese momento, el secretario de Extensión Universitaria era Guillermo Oliveto y él desde el comienzo tenía la visión de que a la facultad había que mejorarle la gestión, o sea: darle un enfoque sistémico a la gestión y entonces fue que junto con un colega, que nos habíamos graduado el mismo día, el Ingeniero Gastón Zotta, empezamos a participar en distintos proyectos para implementar sistemas de gestión en distintas áreas de la Universidad. Luego empecé a dictar cursos en el área de Extensión Universitaria, actualmente lo sigo haciendo en los cursos del área de Calidad, cursos de Introducción a la Norma ISO 9001 y el módulo de Planificación Estratégica de la Tecnicatura de Calidad. También colaboró junto al Ingeniero Ramiro Garbarini en el laboratorio de sistemas de la facultad del Departamento de Sistemas. Lo que hacemos es organizar el laboratorio y mantener el sistema de gestión calidad que tiene implementado y certificado el cual armamos hace varios años.

Puede ser que… ¿Tuviste una experiencia en un proyecto para los Juegos Olímpicos?

Sí, eso fue en el año 2018. Me convocaron para participar de un equipo en el cual nuestra misión era lograr que los Juegos Olímpicos de la juventud, que se estaban organizando acá en la ciudad de Buenos Aires, certificaran un sistema de gestión de evento sostenibles bajo  la ISO 20121. Es una norma relativamente nueva y muy específica para la organización de eventos de manera sostenibles, y la verdad que el desafío me pareció muy interesante, porque era algo nuevo, algo totalmente innovador. Asique enseguida armamos un equipo junto al Ingeniero Gastón Zotta para coordinarlo. Fue posiblemente una de las experiencias más rica que me ha traído mi carrera profesional, porque logramos hacer un buen equipo también con la gente del Gobierno de la Ciudad que en ese momento estaba participando en la organización, era gente muy capacitada, muy entrenada en esos temas de “sustentabilidad”, y también se sumó a participar gente de la ONU de Argentina y no sólo terminamos certificando los Juegos Olímpicos, o sea que se logró la certificación, sino que también adicionalmente participamos en la elaboración de una guía que terminó publicando la ONU, no sólo acá en Argentina, sino a nivel internacional en la cual se daba los lineamientos para que cualquier organización que desee puede implementar esa norma. Es una guía de cómo implementar ISO 20121 en cualquier tipo de eventos. Y la verdad que fue un desafío que nos llenó de alegría a todos una vez que lo terminamos y que creo que de los últimos diez años debe haber sido uno de los proyectos más interesantes y más lindos que he participado, sin dudas.

Aparte el resultado…

Claro… el hecho de que dejó un legado. Dejamos algo para el que quisiera implementar luego tuviera una guia de como hacerlo. Además quedamos con muy buenas relaciones de amistades con la gente que participó -del gobierno de la ciudad y de la ONU- que valoró nuestra participación en la elaboración de la guía y la verdad que eso no suele darse siempre, uno cuando gestiona proyectos de implementación lo más difícil es lograr que la organización se comprometa y los que participan de esa implementación estemos todos alineados con el mismo objetivo, en este caso se dio, que a pesar que éramos muchos, se dio de manera casi natural, y eso se notó positivamente en el resultado... asique sí, fue muy satisfactorio.

Una excelente experiencia entonces… ¿También participaste como voluntario en un proyecto de la facultad?

Sí, a través del área de Desarrollo Social de la facultad, no recuerdo si fue en 2014 o 2015, que me habían convocado para colaborar con las PPS (Prácticas Profesionales Supervisadas) del Departamento de Ingeniería Industrial, yo había sido consejero de ese departamento por el claustro de graduados y la verdad que me pareció interesante el desafío. Lo que hicimos fue ofrecerle a aquellos alumnos que no tenían posibilidad de llevar adelante su PPS en una empresa, la oportunidad de hacerlo en una incubadora de proyectos de base social en el Barrio Los Piletones de Villa Soldati y mi función era coordinar a los futuros graduados, para ayudar a estos emprendedores a mejorar su emprendimiento y tratar de llevarlos a una escala en el punto que se transforme en una pequeña empresa dentro del marco legal vigente. Y bueno también fue una experiencia que duró casi un año y me sentí muy cómodo y la verdad que los alumnos se comprometieron muchísimo con el proyecto y con las PPS. Dejamos nuestro granito de arena en la incubadora de Los Piletones, eso también fue algo muy positivo que me llenó de satisfacción personal.

¿Tenés en agenda nuevos proyectos para este 2020?

Más allá de continuar con la consultoría de asesoramiento a empresas y organismos públicos, estoy armando un proyecto con otro colega, en realidad es un amigo del secundario que también decidió estudiar Ingeniería, no es graduado de esta casa, es de otra Universidad. Lo que estamos armando es una potenciadora de proyectos y emprendimientos de base tecnológica sobretodo, nosotros vemos que hay muchos emprendimientos con muy buenas ideas e inclusive con muy buenos recursos de capital humano involucrado en los mismos, y que a veces lo que le falta es el recorrido de poder llevar este emprendimiento a una escala de pequeña empresa. La idea también es potenciar esos proyectos con posibilidades de escalar a nivel regional e internacional, que no solo sean pensados para mercado local, pero eso es algo muy incipiente que estamos organizándolo recién ahora... la idea es evitar que los emprendimientos, no se pierdan en sus primeros años de vida. La “tasa de mortandad”, si se quiere, de los emprendimientos o de las pequeñas empresas en los primeros años es muy alta y eso por lo general ocurre porque muchos no logran hacer el quiebre de transformar el emprendimiento en una empresa sustentable en el tiempo y eso es lo que queremos tratar de evitar que ocurra, a través de asesoramiento e inversión, con mi colega y amigo.

En tu camino profesional trabajaste mucho sobre cuestiones de emprendedorismo ¿no?

Si, en un momento en el año 2011 y 2012 trabajé en la gestión pública, en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el Ministerio de Desarrollo Económico, asesorando, dentro de un programa que se llamaba originalmente “PROISO” y luego era “Apoyo a la Competitividad Pyme” y después en otro que era “Buenos Aires emprende” y coordiné esos programas durante dos años, con lo cual, me abrió todo el mundo del emprendedorismo, que hasta ese momento era algo un poco más lejano para mí. Me entusiasmé y cursé un máster en Desarrollo emprendedor e Innovación en la Universidad de Salamanca a distancia, la verdad que nunca terminé de hacer la tesis, la vida profesional me fue llevando mucho más rápido de lo que yo deseaba, y nunca me hice el tiempo de terminar la tesis, pero si pude culminar y aprobar la cursada, y también me dio la visión de cómo se maneja el mundo del emprendedorismo afuera, que es muy particular. Muchos a veces acá al emprendedorismo lo asocian sólo al Silicon Valley, pero en realidad hay  un montón de lugares donde se generan clusters de emprendedores o lugares donde los emprendedores puedan desarrollar sus ideas y transformarlas en empresas, y ese máster lo que me dio fue eso, otro enfoque… porque los docentes eran todos principalmente de afuera, había docentes de India, muchos de España, algunos que estaban trabajando en EE.UU y lo que era bueno, a pesar de que era a distancia, es que había aulas digitales, o sea teníamos un horario donde nos conectábamos y todos participábamos de una clase a través de una conexión de video llamadas. No es que era algo que uno leía y no había participación, si no que había interacción con profesores y otros alumnos de otros lugares, así que la experiencia fue muy buena y eso también me dio otra visión de qué cosas uno puede tratar de hacer para ayudar a los emprendedores a potenciar sus ideas. Pero bueno, nada de esto hubiese sido posible si no hubiese venido a la UTN. Hay algo que yo siempre pienso y digo que es si vos me decís como país, uno de los mayores valores agregados que tenemos es la Universidad pública y gratuita, la  Universidad pública y gratuita genera una movilidad social positiva ascendente muy grande, muchos de nosotros no hubiésemos podido ser profesionales, esa es la verdad y a veces no nos damos cuenta de esa valor. Ojalá eso nunca lo perdamos.

Es bastante recurrente escuchar a Graduados hacer referencia a esto respecto de la UTN… por eso uno intenta seguir vinculado desde algún lugar, como es tu caso.

Sí. Es un poco devolver algo de lo que la facultad nos dio. Esta devolución no es sólo dentro del ámbito de la facultad, porque nosotros como una casa de estudio formamos profesionales, pero también formamos personas y esa persona y ese profesional luego lleva esa formación al resto de su actividad y a sus círculos de pertenencia, entonces cuando uno forma una persona y un profesional lo que está haciendo es formando a alguien que seguramente va haciendo un aporte positivo en todos los círculos con los cuales se maneja, porque sin desmerecer oficios y sin desmerecer un montón de actividades que también lo hacen, yo creo que los profesionales tenemos una doble responsabilidad porque tenemos un conocimiento que puede ser generador y potenciador de un montón de cosas, cada profesional que egresa es una pequeña fuente de trabajo para otras personas ¿entendés? entonces ese efecto multiplicador no se daría, o dejaría excluido a muchos si la Universidad no sería pública y gratuita, porque un muchos no podrían pagar sus estudios. De hecho lo vemos, vienen chicos de otros países a estudiar acá… y es recurrente esa discusión de porqué dejamos estudiar extranjeros en nuestra Universidad pública, a mí me parece que es hasta un poco “zonza” esa discusión, en el sentido de que, es cierto que el estado argentino a través está poniendo recursos en formar a un profesional que existe una gran posibilidad de que se vuelva a su país de origen, pero lo que nadie cuantifica y mide es que ese profesional de alguna manera u otra sigue vinculado a nuestro país. Cuando uno se forma en un país genera lazos y vínculos con ese país. Ese profesional que tal vez vuelve a Brasil, Colombia, Chile o cualquier país de donde sea, por más que vuelva, seguramente en algún momento va a generar un vínculo y va a generar oportunidades de negocios para nuestro país desde allá. Entonces, la inversión no es sólo cuantificable en el gasto de cuánto nos salió  formar ese profesional que tal vez se fue, ahora hay que medirla de otra manera, en todo lo que genera luego, en las nuevas oportunidades para nuestro país desde afuera. Por eso yo creo que la discusión esa es un poco más profunda que decir que viene el extranjero a estudiar y no hay que dejarlos estudiar o hay que cobrarles, me parece que hay que analizarlo de otra manera, hay que ver todo el impacto positivo que tiene eso en el futuro, que es difícil de dimensionar y es difícil de cuantificar, pero yo creo que esas cosas realmente tienen un impacto muy positivo a largo plazo por eso digo ojalá que nunca la Universidad pública y gratuita deje de existir  en nuestro país.

Es un deseo que se ha escuchado varias veces de parte de los graduados...

Si, aparte y ahora acá si volviendo más a lo que es nuestra facultad… yo por cuestiones laborales he conocido otras Universidades y realmente la UTN para alguien que viene de afuera, no te das cuenta si es pública, si es privada, si es gratuita o no es gratuita porque realmente la forma de gestión que tiene nuestra facultad está enfocada tanto a brindar un servicio al alumno y que se nota del primer día. O sea, acá el alumno ingresa y recibe orientación sobre dónde  tiene que ir a inscribirse, puede elegir distintos tipos de horarios y se los respeta, tiene departamentos que le brindan apoyo desde el primer día (acompañamiento, gestión de becas y demás) y eso no se suele ver en muchas Universidades y cuando digo “Universidades” lo digo en general, no digo público y privado, entonces, eso es algo que particularmente a mí me llena de orgullo, formar de esta casa, ver que es algo totalmente profesional y enfocado a formar profesionales desde el primer día y eso es muy bueno, yo creo que nunca me alejé y creo que nunca me voy a alejar de esta Facultad, sentiría algo extraño sin venir a Medrano.

 

Ultimas Ofertas Laborales

La Facultad gestiona y ejecuta una gran cantidad de proyectos con entidades públicas y privadas, en los cuales se requieren distintos perfiles para actividades full time o part time que son cubiertas con graduados de la casa.

  • Descripción de tareas• Mantenimiento de red de Tele control (IEC 101/IEC 104/DNP3).• Mantenimiento de equipos de Telemetría (EDGE/2G/3G/4G/Ethernet/DialUp/RS-232/RS-485).•...
  • Preferentemente que tenga conocimientos de:" Instalaciones neumáticas" Manejo de máquinas conformadores" Soldaduras robotizadas" Robótica" Pintura en polv...
  • Serán sus principales funciones Planificar y controlar, bajo el enfoque de la gestión por proyectos, las operaciones de fabricación, su secuencia óptima y carga de pla...
  • Se trata de una posición Full Stack .NET SSR/SR más orientado al backend. Es importante que tenga por lo menos 3 años de experiencia trabajado con .Net, C#, MVC (no WinForms ni We...
  • Excelente clima laboral- Espacio cómodo y luminoso- Posibilidad de Homeworking- Capacitación y aprendizaje permanente- Viernes Codeicus- Trabajo en proyectos dinámicos y creativos...